• Nº1 en Opinión de los Clientes
  • Entrega en 24h a 48H
  • -20% Gafas de Lectura
  • Ahorre -50% que en las ópticas de calle
Atención al Cliente
Atención al Cliente

¿Qué es el ojo seco? ¿Qué síntomas y tratamientos existen?

Síndrome de Ojo Seco Lentillas

El ojo seco es un tipo de afección bastante habitual, por lo que es importante comprender de qué se trata, las causas por las que se produce, los síntomas que dan a entender la posible existencia del problema, los diagnósticos y tratamientos así como los consejos de prevención que ayudan a evitar su desarrollo.

¿Qué es el síndrome del ojo seco?

El síndrome del ojo seco es un tipo de problema que se produce en los casos en los que las lágrimas del paciente no consiguen lubricar adecuadamente uno o ambos ojos.

La sequedad ocular se puede deber a una producción insuficiente de lágrima, por baja calidad de la misma, rápida evaporación o incluso por una inestabilidad importante que impide la lubricación normal, todo ello debido a diferentes factores que dan lugar a alteraciones en las glándulas de Meibomio, las cuales están ubicadas en los párpados y tienen como objetivo el de segregar los lípidos necesarios para conseguir lubricar toda la superficie del ojo.

Hay que tener en cuenta que este proceso es muy importante, ya que afecta a los párpados, la película lagrimal protectora que se encuentra ubicada sobre la superficie ocular y que se puede evaporar, la conjuntiva y también a la córnea, perdiendo no sólo la lubricación sino también el nivel de humedad adecuado y los nutrientes que necesita.

Causas del síndrome de ojo seco

Existen diferentes razones por las que se puede desarrollar el síndrome del ojo seco, de manera que si quieres saber qué provoca sequedad en los ojos, deberás tener en cuenta las siguientes causas:

  • Consumo de antidepresivos.
  • Presencia de alergias oculares.
  • El consumo de anticonceptivos también puede fomentar su aparición.
  • En caso de blefaritis.
  • Consumo de tabaco.
  • Enfermedades de tipo reumático.
  • Estar en interiores con sistemas de aire acondicionado o de calefacción en funcionamiento.
  • Haber sido operado con láser.
  • Los antihistamínicos y otros medicamentos pueden derivar en el ojo seco.
  • Menopausia y otros cambios hormonales.
  • Falta de vitamina A.
  • Problemas de tiroides.
  • En caso de esclerodermia.
  • Consumo de medicamentos diseñados para el acné, la hipertensión arterial o el Parkinson.
  • Pérdida de sensibilidad en los nervios de la córnea.
  • Presencia de daños en los nervios ubicados en la córnea.
  • Padecer enfermedades como la diabetes.
  • Elevados niveles de contaminación en el aire, muy especialmente la producida por los vehículos y por los compuestos químicos de las fábricas, con un aumento de la afección en zonas con niveles de humedad bajos.
  • Pérdida de sensibilidad en la córnea.
  • Enfermedades causadas por el envejecimiento.
  • Permanecer en exteriores con climas áridos, viento y bajo nivel de humedad.
  • En caso de cirugía refractiva corneal.
  • Presencia de úlcera corneal.
  • Pacientes con el síndrome de Sjögren.
  • Tras la realización de una blefaroplastia.
  • Presencia de conservantes en las gotas tópicas que se estén utilizando para los ojos.
  • Humo excesivo en el ambiente.
  • Ectropión o párpados hacia fuera.
  • Entropión o párpados hacia dentro.
  • Disminución en la frecuencia del parpadeo, motivada por la lectura, muy especialmente en monitores.
  • Realización previa de algún tipo de cirugía ocular.
  • Sufrir lupus.
  • Tener artritis reumatoide.
  • Uso intensivo de las lentes de contacto.
  • Presencia de alteraciones en la piel.
  • Es más frecuente a partir de los 50 años.
  • Problemas para cerrar el párpado.
  • Utilización de dispositivos electrónicos que fomenten la evaporación del lagrimal.
  • Viajar frecuentemente en avión, debido al bajo nivel de humedad de la cabina.

Síntomas del ojo seco

Es importante aprender cómo saber si se tiene el ojo seco a partir de los principales síntomas que provoca esta dolencia:

  • Sensación de picor en los ojos.
  • Inflamación en los ojos.
  • Ojos llorosos.
  • Intolerancia al uso de lentes de contacto.
  • Dificultad a la hora de conducir, especialmente durante la noche o en situaciones de poca iluminación.
  • Sensación de arenilla en los ojos.
  • Fatiga ocular.
  • Aumento de la sensibilidad a la luz.
  • Problemas para poder fijar la vista en las pantallas y monitores.
  • Sensación de ardor o quemazón en los ojos.
  • Dolor en los ojos.
  • Sensación de malestar al leer.
  • Visión borrosa.
  • Enrojecimiento de los ojos sin razones aparentes.
  • Sensación de pesadez en los párpados.

Dependiendo del paciente, se puede dar uno o varios de estos síntomas, pero en cualquier caso, es importante que, si se observa alguno de ellos, se contacte con un oftalmólogo, el cual se encargará de realizar el diagnóstico que permita determinar la presencia del problema.

También es importante tener en cuenta que estos síntomas se pueden presentar en uno o en ambos ojos, ya que aunque lo más normal es que el ojo seco se produzca en ambos, hay ocasiones en las que existe una afección asimétrica, es decir, uno de los ojos se encuentra más afectado que el otro, o incluso que uno de ellos muestre síntomas distintos al segundo.

Las complicaciones del síndrome del ojo seco

Es muy importante que, en el caso de observar los síntomas descritos anteriormente, el paciente acuda lo antes posible al oftalmólogo, ya que de no tratar el problema, se pueden producir complicaciones importantes como son:

Infección ocular

La lágrima tiene como uno de sus objetivos principales el proteger la superficie de los ojos frente a las infecciones. En caso de que no haya suficiente lágrima, aumenta el riesgo de padecerlas.

Daños oculares:

Si no se realiza el tratamiento que permita acabar con el ojo seco, se pueden llegar a desarrollar daños sobre la superficie de los ojos que incluyen úlcera corneal, abrasión corneal, inflamación ocular e incluso en los casos más graves se puede llegar a dar la pérdida de visión.

Aparición de dificultades:

Hay muchas actividades que se llevan a cabo a lo largo del día que, en caso de sufrir de ojo seco, se pueden complicar considerablemente, destacando la lectura, utilización de monitores y todas aquellas que requieren de una atención mayor.

Diagnóstico del ojo seco

El oftalmólogo se encargará de realizar el diagnóstico del ojo seco, el cual se compone de las siguientes fases:

  • Historial clínico: a través del historial se valorarán los antecedentes, así como los factores de riesgo que puedan ayudar a aproximar mejor el diagnóstico.
  • Exploración: el oftalmólogo realizará una exploración de la superficie ocular para comprobar su estado.
  • Cuestionario OSDI: se trata de un cuestionario a través del cual se puede determinar la gravedad y el modo en que ha afectado a la visión.
  • Estacionario SANDE: está compuesto por dos preguntas que permiten determinar la frecuencia así como la gravedad de los síntomas. Es útil a su vez para realizar una monitorización del tratamiento más adelante.
  • Prueba Schirmer: se deposita una tira de papel secante en la conjuntiva palpebral inferior, gracias a lo cual se puede determinar la longitud de la zona humedecida.
  • Pruebas de ruptura de lágrima y tinción: permiten conocer la calidad de la lágrima, evaluar cómo se encuentra el epitelio corneal y el estado del glicocálix asociado.
  • Medición de osmolaridad: permite conocer los mecanismos patogénicos del ojo seco.
  • Citología de impresión conjuntival: otra prueba sencilla que permite calcular las células caliciformes así como las posibles alteraciones que se han producido en el epitelio corneal.
  • Otros estudios: también existen otros estudios diferentes a los que se puede recurrir en caso de que los anteriores no hayan permitido al profesional diagnosticar adecuadamente el problema.

Tratamiento del ojo seco

Una vez que el oftalmólogo haya diagnosticado que efectivamente se trata de ojo seco, entonces se deberá proceder a realizar un tratamiento que dependerá de las causas que lo produce, evolución y otros factores a determinar por el oftalmólogo.

Los tratamientos del ojo seco pueden ser los siguientes:

Lágrimas artificiales: las lágrimas artificiales son un compuesto que está formulado mediante una solución salina que tiene como objetivo mejorar la lubricación del ojo y cumplir con parte de las funciones de la lágrima.

Ciclosporina tópica: se trata de colirios que tienen factor de crecimiento, los cuales se obtienen a partir del suero del paciente, mezclando posteriormente con fármacos inmunosupresores.

Sondaje en las glándulas de Meibomio: en este caso se trataría de un procedimiento quirúrgico no invasivo, a través del cual se abre el conducto de salida de las glándulas para extraer el contenido graso y aplicar un antibiótico que permita que la flora microbiana alcance de nuevo el equilibrio.

Exfoliación de párpados: se elimina la membrana que esté taponando la salida de los conductos de las glándulas de Meibomio. Para ello se procede a realizar una exfoliación, tras lo cual se lleva a cabo un masaje que permite vaciar el contenido de las glándulas.

Otros tratamientos: existen otros tratamientos diferentes a los que el oftalmólogo puede recurrir si los anteriores no consiguen los resultados esperados. Entre ellos destacan la utilización de lágrimas de suero autólogo, corticoides, hialuronato sódico, ácido hialurónico y pilocarpina entre otros.

Consejos para prevenir el ojo seco

Como ocurre con cualquier enfermedad, lo mejor que podemos hacer es actuar a modo preventivo para evitar su aparición.

En el caso del síndrome del ojo seco, es importante tener en cuenta estos consejos para prevenir su desarrollo:

  • Alimentación: una alimentación equilibrada va a mejorar la salud y calidad de vida de cualquier paciente, y en este sentido, aquellos que padecen de ojo seco, observarán una importante mejoría. Para ello se recomienda aumentar el consumo de ácidos grasos omega 3 que se pueden encontrar en el pescado azul, atún, trucha, caballa, cangrejo, mejillones, gambas, salmón y sardinas. También hay que consumir frutos secos entre los que destacan las nueces, ya que son especialmente beneficiosas para el ojo.
  • Hidratación: la hidratación del cuerpo es esencial, de manera que es importante beber la cantidad de agua necesaria cada día.
  • Aire a los ojos: el aire en los ojos puede llegar a ser muy perjudicial, ya que acelera el secado de la lágrima. Por esa razón, no se recomienda que dé directamente el aire del ventilador, secadores, aire acondicionado, calefacción, etcétera.
  • Humedad ambiente: es importante mantener la humedad ambiente alrededor del 50%, para lo cual se recomienda el uso de humidificadores o deshumidificadores en caso de que sea necesario.
  • Protección ocular: para evitar que el aire incida sobre los ojos, puede ser interesante utilizar unas gafas amplias o que sean envolventes. En caso de no tenerlas, la mayoría de gafas permiten la incorporación de protectores laterales y superiores con los que se consigue bloquear de forma muy eficiente el aire seco y el viento en general. Se recomienda utilizar gafas negras o gafas de sol a lo largo de todo el año para mejorar la protección.
  • Descanso ocular: es muy importante que, a la hora de realizar actividades que precisen de una elevada concentración visual, se realicen descansos de forma periódica. Una buena forma de hacerlo es cerrar los ojos durante unos minutos, o incluso también se puede parpadear de forma rápida y continuada durante unos segundos, con lo que se conseguirá distribuir los lípidos por toda la superficie ocular de forma homogénea, mejorando así la protección y lubricación. Estos consejos también son recomendables cuando nos encontremos en zonas donde el aire sea muy seco y no podamos utilizar un humidificador, o también en aquellos lugares donde las temperaturas son muy elevadas.
  • Monitores: en la actualidad, son muchas las personas que trabajan con monitores durante muchas horas al día, lo cual puede dar lugar a una importante fatiga visual y a la pérdida de lubricación del ojo, especialmente si se realizan lecturas que exigen una buena atención y concentración visual. En estos casos es muy importante realizar descansos oculares tal y como hemos indicado anteriormente, pero además, también se recomienda que los ojos se encuentren al nivel de la parte alta del monitor, ya que esto nos permitirá visualizar todo el contenido de la pantalla sin la necesidad de abrir los ojos en exceso, con lo cual el ojo tardará más en secarse.
  • Humo: el humo puede ser muy perjudicial para los ojos, por lo que debemos evitar exponerlos a él.
  • Tabaquismo: fumar no sólo produce humo que afecta negativamente a la humedad de nuestros ojos, sino que también reduce la distribución de nutrientes, empeora la capacidad de las glándulas para segregar los lípidos que el ojo necesita y empeora la circulación, por lo que es un hábito muy negativo y fomenta el ojo seco.
  • Limpieza de pestañas: las glándulas lacrimales se encuentran ubicadas en los párpados, y los conductos descienden hasta la zona de las pestañas, por lo que mantener bien limpia esta parte va a mejorar la segregación de lípidos. Para una buena limpieza se pueden colocar compresas calientes sobre los ojos durante unos minutos, con lo que se desobstruirán los conductos en caso de estar obstruidos.
  • Lágrimas artificiales: para aquellos pacientes que padecen de ojo seco con habitualidad, una buena forma de prevenirlo es mediante la utilización de lágrimas artificiales, que son unas gotas que se venden en la farmacia y que permiten garantizar una perfecta lubricación de los ojos a lo largo de todo el día. Estas gotas se utilizarán en base a las recomendaciones del oftalmólogo, pero lo más frecuente es que se usen en los momentos en los que se está leyendo o utilizando pantallas y monitores, ya que es cuando más se va a evaporar la lágrima de la superficie del ojo.

Además de prevenir su aparición, tener en cuenta estas recomendaciones también te ayudará a saber qué hacer para mejorar el ojo seco y qué es bueno para el ojo seco, consiguiendo una mejora sustancial en poco tiempo.


Artigos Relacionados

Pesquisa

Temas
Comodidad superior durante todo el mes  con Hydrasense Lentes de Contacto

Top 10 artigos

Top 10 Artigos
Ojos Secos e Sensibles con BioNatural Líquido
Opiniones de Clientes en Lentes de Contacto 365
Apesar de alta demanda, todos los pedidos se envían normalmente. Sabe más »