• Nº1 en Opinión de los Clientes
  • Entrega en 24h a 48H
  • -20% Gafas de Lectura
  • Ahorre -50% que en las ópticas de calle
Atención al Cliente
Atención al Cliente

Síntomas del rechazo a las lentillas y posibles soluciones

Más de dos millones de españoles usan lentes de contacto de manera habitual, lo que permite asegurar que los casos de intolerancia a las lentillas son muy raros. Resultan más habituales las infecciones debidas a una mala manipulación de las lentes de contacto o las alergias producidas por algún ingrediente de un líquido de lentillas en concreto, y tampoco son problemas habituales. Ambos casos presentan síntomas compatibles con el rechazo a las lentillas. ¿Cómo diferenciarlos?

A qué puede deberse el rechazo a las lentillas

Todas las lentillas que pasan por controles sanitarios se realizan en materiales hipoalergénicos y tienen unas características físicas que permiten la adaptación por parte de casi la totalidad de los usuarios. Sobre las lentillas usadas con fines estéticos y que no se vendan en establecimientos autorizados, nuestro consejo es que no las uses ni un solo día, por si materiales hipoalergénicos acaso.

No obstante, el uso de lentes de contacto implica una serie de manipulaciones y una higiene durante la colocación y retirada de las lentillas, así como el uso de soluciones líquidas. Y es en estas etapas donde suelen aparecer los problemas, por lo que no estamos ante un rechazo a las lentillas real sino ante algo que ocasiona síntomas similares. Ese algo se puede prevenir o corregir.

Rechazo a las lentillas

Mal ajuste

Si la curvatura de tus lentillas no se adapta a la perfección a la forma de tus ojos, vas a sufrir molestias. Ten en cuenta que hay personas con distintas graduaciones en ambos ojos, por lo que a cada uno le corresponderá usar una lente de contacto en particular. Si es tu caso, ¡no las confundas! Y si ambas lentillas te molestan, asegúrate con un óptico o un optometrista experto en contactología que la causa de tus molestias no es un problema en el ajuste a la curvatura de tus ojos.

Infecciones oculares

Las infecciones oculares que pueden acompañar al uso de lentillas son siempre debidas a una higiene incorrecta o insuficiente. Por un lado, tus manos deben estar perfectamente limpias cuando coloques o retires tus lentillas. Por otro, la higiene se hace extensible a los líquidos de limpieza y mantenimiento de las lentes de contacto.

Alergia a algún componente de los líquidos de las lentillas

Se va a manifestar con una conjuntivitis alérgica: enrojecimiento, sensación de cuerpo extraño, ojos llorosos, etcétera. Ten cuidado con las alergias, pues algunas pueden obligarte a acudir al servicio de urgencias. Si te han hecho una batería de pruebas y resulta que tienes dermatitis de contacto con determinadas sustancias, jamás se te ocurra aplicarte en los ojos o en tus lentillas soluciones que contengan el alérgeno, aunque sea un mero excipiente.

Sequedad ocular

Hay personas que sufren del síndrome del ojo seco y otras que, por su tendencia a este problema, pueden experimentar sequedad ocular si usan lentillas de manera continuada. En este caso, la solución es tan sencilla como usar lágrimas artificiales o alguna solución humectante ocular, recordando evitar siempre posibles alérgenos en la formulación.

Síntomas del rechazo a las lentillas

Ojos enrojecidos

Si tus ojos se ven enrojecidos o te escuecen, deja de usar las lentillas inmediatamente hasta conocer la causa. El origen de esa rojez puede ser una alergia o una infección, causada o no por el uso de las lentillas, y es necesario conocer la causa para ponerle remedio en primer lugar y, a continuación, evaluar si puedes seguir usando tus lentillas, si necesitas cambiarlas por otras o usar otra marca de líquidos para ellas.

Secreciones

Señal inequívoca de conjuntivitis, aunque no siempre se puede culpar a las lentes de contacto de ella. De nuevo, deja de usar tus lentes de contacto hasta haber curado la infección, no importa si es vírica o bacteriana.

Si al volver a usar las lentillas se repite el problema quizá estás usando productos caducados, mal conservados o no manipulas bien tus lentes de contacto.

Sequedad ocular

La sequedad ocular es un problema relativamente habitual entre quienes usan lentes de contacto durante todo el día, y con una solución tan sencilla como inocua.

Ojos llorosos

Pueden deberse a una conjuntivitis, a que el material de tu lentilla es demasiado duro para ti (¿has probado las lentes de contacto desechables?) o a un mal ajuste. Consulta primero con tu optometrista, y él te dirá si debes visitar o no al oftalmólogo.

Sensación de cuerpo extraño

De nuevo, puede ser un síntoma de conjuntivitis o de un mal ajuste de la lentilla. En cualquier caso, necesitas averiguar la causa con ayuda de un profesional.

Incomodidad al llevar puestas las lentillas

No deberías sentirte incómodo al usar lentillas. En caso de que esto suceda, hay que revisar todos los puntos anteriores. A veces la solución es tan sencilla como usar lágrimas artificiales o cambiar el modelo de tus lentes de contacto, pero si hay incomodidad, algo está pasando.

¿Cómo paliar los síntomas y posibles soluciones?

Hemos ido dando respuesta a este punto al explicar las causas. De manera general, ante cualquier problema que experimentes al usar lentes de contacto, necesitas suspender su uso para que los ojos se recuperen y para averiguar la causa.

Ten en cuenta que, a veces, el origen de cualquiera de estos síntomas es una alergia estacional o el abuso del uso de dispositivos digitales y no las lentillas en sí ni los líquidos que necesitas para su limpieza y conservación. En otras ocasiones, estas molestias te avisan de un error con tus lentillas como el caso del mal ajuste, o la necesidad de cambiar algo (tipo de lente de contacto, marca de los líquidos o dureza de las lentillas).

No siempre se acierta con el primer par de lentillas que usas, en especial porque no todos los ojos se adaptan perfectamente a cualquier tipo de lente de contacto y porque existen alergias producidas no por las lentillas en sí, sino por las soluciones que debes usar con ellas.

En general, si las molestias son muy ligeras, se comienza probando a retirar las lentes unos días, para retomar su uso con lágrimas artificiales. Pero ante síntomas intensos, secreciones o dolor, no dudes en acudir al médico.


Artigos Relacionados

Pesquisa

Temas
Comodidad superior durante todo el mes  con Hydrasense Lentes de Contacto

Top 10 artigos

Top 10 Artigos
Ojos Secos e Sensibles con BioNatural Líquido
Opiniones de Clientes en Lentes de Contacto 365
Apesar de alta demanda, todos los pedidos se envían normalmente. Sabe más »