• Nº1 en Opinión de los Clientes
  • Entrega en 24h a 48H
  • -20% Gafas de Lectura
  • Ahorre -50% que en las ópticas de calle
Atención al Cliente
Atención al Cliente

Blefaroespasmo: ¿Qué lo Produce?

Casi todas las personas experimentan espasmos musculares en un momento dado. Este problema hace que el párpado tiemble de manera repetitiva durante segundos, minutos e incluso horas, sin que puedan controlarlo.

Blefaroespasmo: ¿Qué lo Produce?

Se trata de un movimiento involuntario o tic, conocido como blefaroespasmo, mioquimia o fasciculación del músculo orbital del ojo, el cual aparece de forma inesperada y desaparece generalmente del mismo modo.

Es más común que ocurra en el tejido inferior y a pesar de sentir palpitaciones fuertes, la mayoría de las veces no es perceptible a simple vista. Si te aqueja y se prolonga demasiado en el tiempo, debes ir al oftalmólogo para que te haga una valoración.

Podría deberse a un trastorno grave que esté afectando la musculatura que ejerce el cierre palpebral o de otras partes de la cara, haciendo que las fibras se contraigan o tensen hasta el punto de ocasionar el impulso nervioso.

¿Por qué tiembla la piel alrededor del ojo?

Diversos motivos hacen que la estructura orbicular se mueva sola. Mayoritariamente son razones benignas y no requieren un tratamiento específico, más allá de evitar el desencadenante inicial. ¿Quieres saber cuáles son? Lee las causas probables a continuación:

Ansiedad y estrés

Estos estados de ánimo son quizás los principales causantes de la contracción de los pliegues cutáneos. De allí que la preocupación por estas patologías haga que el período de duración sea mayor. Realizar actividades que proporcionan relajación ayuda a prevenir los espasmos.

Agotamiento

El cansancio, ya sea producto del estrés, falta de sueño o el uso prolongado de dispositivos electrónicos puede provocar temblor en los ojos. Procura dormir bien y hacer pausas activas cada 20 minutos mientras los utilizas para evitar que aflore el tic nervioso.

A Cafeína

Consumir café en exceso estimula el sistema nervioso central y contribuye a que los tejidos se vuelvan rígidos, teniendo como resultado una posible mioquimia. La ingesta responsable de esta sustancia evitará que sufras de blefaroespasmos.

Alcohol

Si abusas del licor es probable que presentes un tic repentino o se intensifique la molestia. El alcoholismo es perjudicial para la visión. Beber de forma moderada es una manera inteligente de protegerte, disfrutar con tus amigos en cualquier reunión y cuidar tu salud.

Sequedad ocular

Las personas con ojo seco tienden a padecer temblores espontáneos. Una forma de reducir el riesgo es restaurando la humedad de la superficie ocular, mediante la aplicación de lágrimas artificiales y cuidándote de los factores ambientales que afectan la lubricación natural.

Nutrición

La falta de nutrientes, entre ellos, el calcio, magnesio, zinc o potasio, desencadena problemas visuales como el blefaroespasmo. Procura ingerir alimentos que los contengan. Habla con un nutricionista para que te diga cuáles son o te indique los suplementos necesarios.

Tabaquismo

Este trastorno adictivo se asocia también con la aparición de palpitaciones sin control. Si fumas, tienes incluso el doble de probabilidad de sufrir pérdida de la visión, por efecto de las sustancias dañinas del cigarrillo. Lo más conveniente es abandonar este mal hábito.

Alergia

Los síntomas de los procesos alérgicos como el picor, la hinchazón y el lagrimeo llevan a mucha gente a frotarse los ojos. Al hacerlo, se libera una sustancia química conocida como histamina en los tejidos de piel externa y la película lagrimal, pudiendo generar contracciones.

¿Cuándo se considera un caso grave de blefaroespasmo?

En raras ocasiones, el blefaroespasmo responde a una manifestación neurológica o secundaria a ciertas enfermedades. Por ejemplo, la queratoconjuntivitis sicca, la triquiasis, cuerpo extraño corneal, esclerosis múltiple o mal de Parkinson.

Por eso, es muy importante el chequeo médico para conocer las razones que originan los movimientos involuntarios y repetitivos. Si el problema se acompaña de estos síntomas es conveniente que te revise un oftalmólogo o neurólogo:

  • El temblor hace que se cierren por completo los párpados.
  • Se genera en los dos ojos a la vez.
  • Tienes microespasmos en la cara o en otras áreas del cuerpo.
  • Experimentas mareos y visión borrosa.
  • Empeora con el paso de los días, la luz brillosa y el cansancio.
  • Viene acompañado de dolor, picazón o alguna otra molestia adicional.
  • Alguien de tu familia ha tenido este tipo de patología.

Ambos profesionales sabrán diferenciar las causas benignas de las malignas que requieren un abordaje inmediato. Mientras más pronto acudas a revisión podrás controlar las molestas sacudidas y sentirte mejor.

Grados de severidad

El trastorno neurológico que genera la contracción espasmódica llega a veces a ser incapacitante. Se presenta inicialmente como un guiño y va evolucionando en el tiempo hasta ocasionar una tensión tan severa que se produce el cierre completo de la hendidura palpebral.

Al cerrarse con tanta fuerza, cuesta abrir el pliegue inferior y superior. Por lo tanto, resulta casi imposible trabajar, manejar o caminar solo por la calle porque no ves. El grado de rigidez es capaz de comprometer también otros músculos de la cara y causar espasmo hemifacial.

Hay casos en los que surge previamente una parálisis facial. Tras la recuperación queda la tensión anormal y empieza la mioquimia orbicular. En algunas personas se acompaña de apraxia, es decir, inhibición del músculo elevador.

Cuando eso sucede se levantan las cejas mediante cirugía para intentar abrir los ojos. La piel se estira relativamente y deja de ser un mecanismo físico. Sin embargo, es muy raro que se presente esta condición.

¿Cómo ayuda el tratamiento con botox?

Aunque se han probado numerosas terapias con base en medicación e intervenciones quirúrgicas, el tratamiento que ha dado mejor resultado hasta ahora para detener los espasmos persistentes, es la inyección de botox.

Esa toxina genera una parálisis controlada en la musculatura afectada impidiendo la aparición de síntomas molestos. Se aplica cada tres meses porque pierde efectividad a los 90 días de colocarla. Si no repites el procedimiento el tejido vuelve a contraerse.

En términos generales, es bastante efectiva porque mejora la calidad de vida de los pacientes. Hay quienes creen que solo sirve como procedimiento cosmético, pero su uso médico fue aprobado en 1989, en Estados Unidos.

Además de frenar las sacudidas oculares, se utiliza para problemas de sudoración intensa en la zona de las axilas y otras patologías. Actualmente, hay muchas líneas de investigación abiertas, con la finalidad de lograr en el futuro la curación definitiva de la enfermedad.

Posibles complicaciones

En algunos casos, la toxina botulínica genera complicaciones, pero no son graves. Por ejemplo, la distribución más allá de la extensión deseada, lo que afecta la membrana externa del ojo.

Ese efecto es reversible y con el uso de otros fármacos vuelve rápidamente a su posición original. De ahí la importancia de que lo realice un experto en medicina ocular para estar seguros de que saldrá bien.

El médico te ayudará a decidir cuándo iniciarlo o te dirá si es necesaria una cirugía para extraer fibras del músculo orbicular y aliviar la presión. Esa técnica, conocida como miomectomía, hace que las fasciculaciones sean más débiles e imperceptibles.

Generalmente, se emplea para resolver cuadros muy severos, pero es extremadamente raro optar por esta alternativa. De cualquier manera, será facultad del oftalmólogo indicar si ameritas someterte a ese tipo de operación.

Otros tipos de abordaje

Si presentas palpitaciones leves resultará útil realizar maniobras sencillas, como: masticar chicle, cantar o masajear con la yema de los dedos la zona afectada. Del mismo modo, ayuda el uso de gafas de sol y la aplicación de gotas humectantes para paliar la falta de lubricación.

Colocar compresas frías alternadas con calor en intervalos de 10 segundos, mejora la circulación y facilita la desaparición de la opresión. Otras formas naturales de controlar los tics incluyen cambios en la alimentación y la práctica de actividad física.

Intenta caminar, hacer yoga o cualquier otro tipo de ejercicio, además de tomar las cosas con calma para no alterar el sistema nervioso. El descanso nocturno es igualmente importante, así como hacer pausas durante el trabajo para minimizar el síndrome visual por computadora.

Prueba ejercitar la vista, pestañeando varias veces seguidas o mirando un objeto distante fijamente por al menos 20 segundos, cuando estés leyendo o frente al monitor. Eso proporcionará alivio al evitar la fatiga y la sequedad ocular, sin necesidad de gotas.

Diagnóstico clínico del blefaroespasmo

No existe un examen oftalmológico específico para diagnosticar el blefaroespasmo. Se identifica a partir de los síntomas y la historia clínica del paciente. Es habitual creer que se trata de un mal hábito, pero eso únicamente lo determina el médico.

Si tienes un parpadeo irrefrenable, se cierran involuntariamente los ojos y eso afecta la visión, debes contárselo a tu oculista en lugar de subestimarlo. Con base en la exploración física y los datos que suministres buscará solucionarlo.

Automedicarte podría ser contraproducente, así que no cometas esa equivocación. Deja todo en manos del experto en beneficio de tu salud. Si ingieres algún fármaco o aplicas algún tratamiento por tu cuenta corres el riesgo de empeorar o sufrir una reacción adversa.

Tampoco esperes mucho tiempo para ir a consulta. Recuerda que el tratamiento precoz previene las complicaciones relacionadas con este trastorno y los factores neurológicos que ocasionan posturas espasmódicas reiteradas. Finalmente, la prevención es la clave.


Artigos Relacionados

Pesquisa

Temas
Comodidad superior durante todo el mes  con Hydrasense Lentes de Contacto

Top 10 artigos

Top 10 Artigos
Ojos Secos e Sensibles con BioNatural Líquido
Opiniones de Clientes en Lentes de Contacto 365
Apesar de alta demanda, todos los pedidos se envían normalmente. Sabe más »