• Nº1 en Opinión de los Clientes
  • Entrega en 24h a 48H
  • -20% Gafas de Lectura
  • Ahorre -50% que en las ópticas de calle
Atención al Cliente
Atención al Cliente

Cómo proteger la vista de las pantallas digitales

Proteger la vista

Hoy en día son pocas las personas que no se ven obligadas a pasar varias horas al día con la vista fija en una pantalla. Desde niños hasta personas a punto de jubilarse, la luz azul de las pantallas va pasando factura porque, no olvidemos, hay que sumar el tiempo que pasamos viendo la televisión o mirando el smartphone. Por tanto, aunque usemos un filtro en la pantalla del ordenador, seguimos exponiendo los ojos varias horas al día en muchos casos.

Para proteger los ojos del dãno que causan las pantallas de los dispositivos digitales, existem gafas específicas con filtro de luz azul pero también otras medidas igual de eficaces si se utilizan de manera conjunta.

¿Por qué afectan las pantallas a nuestra vista?

La luz que emiten los dispositivos digitales tiene un elevado porcentaje del espectro de radiación visible azul. Esto significa que es parecida a la luz solar del mediodia cuando el ciuelo está despejado.

La fisiología de nuestros ojos no está adaptada a un mundo en el que es medio día 10 horas o más por día, de manera que, con el paso de los años, la vista va sufriendo daños de los que la OMS ya ha avisado: se debe minimizar su incidencia con gafas especiales o con lentes de contacto específicas.

Al daño que causa la luz azul se le debe sumar el hecho de que nuestra vista tampoco se ha podido adaptar en un par de generaciones a estar todo el día enfocando a cortas distancias, lo que aumenta la incidencia de la miopía entre una población cada vez más joven. Por eso es vital controlar la distancia de la pantalla del ordenador y no trabajar muy próximos a ella, al igual que conviene ver la televisión respetando una distancia mínima de 2 metros, y cuanto más superemos esta cifra mejor será para nuestros ojos.

¿Qué consecuencias puede tener para la vista?

A largo plazo, la exposición prolongada y continuada a pantallas de dispositivos digitales favorece que la vista presente un envejecimiento prematuro, en especial si hablamos de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), como sucede a la gente que se expone al sol sin unas buenas gafas solares. También se incrementa el riesgo de presentar miopía desde la infancia o la adolescencia.

Pero basta una jornada con la vista fija en un monitor que no incorpore filtros y tenga el nivel de brillo elevado para que, si no nos protegemos correctamente, aparezcan síntomas de fatiga visual: irritación ocular, cierto lagrimeo y posible visión borrosa. Además, al estar mirando una pantalla solemos parpadear menos de lo que deberíamos, por lo que la gente que sufre de ojo seco suele experimentar un empeoramiento en sus síntomas salvo que adapte su tratamiento.

¿Cómo cuidar la vista de las pantallas?

Gafas o lentillas protectoras

Una buena barrera física frente a la luz azul es la mejor defensa. Esta barrera puedes colocarla delante de la pantalla de tu ordenador o, mucho mejor, invertir en unas gafas o unas lentillas para usuarios de dispositivos digitales, que ya contengan el filtro físico y te sirvan también para usarlas cuando ves la televisión o lees un libro digital antes de dormir.

Este tipo de gafas te permiten reducir el impacto negativo de la luz de los dispositivos digitales en tus ritmos circadianos, lo que te va a evitar noches de insomnio si necesitas o deseas seguir conectado cuando anochece.

Lágrimas artificiales o substancias equivalentes

Las personas que sufren del síndrome del ojo seco las utilizan, pero no te extrañes si encuentras que tú también necesitas alguno de estos preparados para cuidar los ojos en días con especial carga de trabajo. Al problema de la disminución de la frecuencia del parpadeo debemos sumarle ahora la incidencia del uso de las mascarillas protectoras en los ojos.

Las lágrimas artificiales son un producto inocuo, exento de corticoides. Se han formulado pensando en un uso crónico, por lo que si te hacen falta solo debes elegir si prefieres el formato monodosis o el multidosis y el nivel de hidratación que necesitas. Tus ojos te lo agradecerán.

Descansos oculares a cada hora

Aunque protejas tus ojos con gafas o lentillas y con humectantes, conviene hacer descansos visuales cada hora, de igual manera que se aconsejan cuando pasamos largas horas leyendo libros con una fuente pequeña, especial si usamos una luz artificial.

    ¿Cómo se descansa la vista?

  • En primer lugar, deja de mirar el libro o la pantalla y enfoca a una distancia superior. Por ejemplo, mira a través de una ventana.
  • Parpadea varias veces de forma lenta aunque en ese momento no notes la necesidad. Este simple gesto ayuda a humectar los ojos en los casos más leves de ojo seco.
  • Puedes realizar cambios de enfoque durante los cinco minutos (mínimo) que deberían durar estos descansos o ir mirando en diferente direcciones. Lo que no debes hacer es pasar este rato mirando otro dispositivo digital.

Ajuste del nivel de brillo, en especial por las noches

Casi todos los ordenadores, lectores de libros digitales, tablets y teléfonos móviles incorporan esta opción. Úsala para reducir la fatiga visual al terminar el día.

Distancia a las pantallas

La pantalla del ordenador debe estar situada a una distancia de entre 50 y 60 cm de distancia de nuestros (es el valor óptimo), justo enfrente de nuestros ojos para que el cuello pueda conservar una posición neutral y no se resienta la zona cervical.

Con los televisores, las dimensiones de la estancia van a determinar esta distancia. Ten presente que los televisores de gran tamaño emiten más luz azul y deberían mirarse a mayor distancia.

En ocasiones, un suplemento nutricional ayuda

Hay vitaminas para los ojos enriquecidas con carotenoides especiales para personas que sufren de ciertos problemas visuales, que se suelen tomar dos veces al año, en primavera y en otoño. También existen suplementos que ayudan a mitigar los síntomas del ojo seco y la fatiga visual.

Aunque se dispensan sin receta, te recomendamos consultar al menos con un farmacéutico cuáles son mejores para ti en caso de necesitarlas y cuánto tiempo deberías tomarlas en función de tu actividad. Por ejemplo, si eres estudiante, es probable que en lugar de hacer dos tratamientos, uno en primavera y otro en otoño, sea mejor tomarlas en temporada de exámenes.

La tecnología ha avanzado mucho más rápido en estas últimas décadas de lo que nuestros ojos pueden soportar sin resentirse. Sumando a este hecho el aumento en la esperanza de vida, resulta muy importante prevenir en la medida de lo posible enfermedades como la DMAE.

Si cuidamos nuestros ojos del daño causado por el uso prolongado de dispositivos digitales, no solo estaremos previniendo enfermedades oculares futuras, sino también problemas y molestias que se manifiestan a corto plazo. Este cuidado se realiza con una estrategia múltiple, en la que no deberían faltar las lentillas o gafas protectoras y una higiene de vida. En caso de necesidad, existen gotas para los ojos y suplementos nutricionales que también ayudan, sobre todo pasada la frontera de los 40 años.


Artigos Relacionados

Pesquisa

Temas
Comodidad superior durante todo el mes  con Hydrasense Lentes de Contacto

Top 10 artigos

Top 10 Artigos
Ojos Secos e Sensibles con BioNatural Líquido
Opiniones de Clientes en Lentes de Contacto 365
Apesar de alta demanda, todos los pedidos se envían normalmente. Sabe más »