• Nº1 en Opinión de los Clientes
  • Entrega en 24h a 48H
  • -20% Gafas de Lectura
  • Ahorre -50% que en las ópticas de calle
Atención al Cliente
Atención al Cliente

¿Qué tan peligroso es el gas lacrimógeno para los ojos?

¿Has estado alguna vez en un ambiente lleno de gases lacrimógenos? Si tu respuesta es afirmativa, seguro sentiste muchas molestias en los ojos. Estas armas químicas afectan a todas las células del cuerpo. Sufre, especialmente, la mucosa ocular porque tiene más humedad.

Es decir, las mucosas oculares reaccionan generando secreciones para liberarse del producto. No obstante, esas sustancias segregadas hacen que se adhiera más y surja el llanto o lagrimeo excesivo. Pero estas no son las únicas consecuencias, te contamos, a continuación.

Peligroso gas lacrimógeno ojos

También se produce una contracción de los párpados, conocida como blefaroespasmo, a tal grado que ocasiona ceguera temporal. La secreción y los pliegues contraídos hacen que no veas y te desesperes, como le ocurre a la mayoría de las personas en escenarios similares.

En las vías respiratorias el efecto es parecido. Al haber más producción de saliva y moco, provoca ahogo e inhabilita. Hoy te contamos por qué este material es tan peligroso y qué puedes hacer para proteger tu visión, en caso de exponerte. Quédate para que te enteres.

¿Qué es el gas lacrimógeno?

Se trata en realidad de un polvo de clorobenzilideno malononitrilo (CS), el cual se expulsa con un gas propelente de metil butil metona. Suele lanzarse con un proyectil de pólvora que crea un efecto de calor. Eso hace que se disipe en un espacio considerable de metros cuadrados.

Cuando se lanzan varias bombas a la vez, se forma una nube química y la concentración es mayor. Existen otros tipos de gases lacrimógenos compuestos de dibenzoxazepina (CR) y oleorresina Capsicum (OC), son más potentes y se usan con menos frecuencia.

Los que emplean comúnmente las fuerzas del orden público para controlar multitudes durante las manifestaciones, son los llamados CS. Tanto en forma de granadas como de aerosol. Esto, a pesar de estar comprobado que son nocivos para la salud.

¿Cuándo usaron por primera vez estos químicos? En la I Guerra Mundial, para obligar a los soldados a salir de sus trincheras. En 1993, la Convención de Ginebra prohibió su uso como arma ofensiva en los conflictos bélicos. La Convención de Armas Químicas lo vetó en 1997.

Efectos que tiene el gas lacrimógeno en el organismo

Este gas actúa a nivel de los receptores de dolor de las células, ocasionando una reacción en cadena a través de la cual se libera ácido y radicales libres. Esto hace que a los pocos segundos de inhalarlo comiences a notar síntomas desagradables en todo el cuerpo.

Los más comunes en la vista, son:

  • ojos llorosos,
  • irritación,
  • ardor,
  • hinchazón,
  • parpadeo involuntario.

Por lo general, son signos temporales, pero si te expones por un tiempo prolongado a las sustancias lacrimógenas es posible que se vuelvan severos.

¿Qué podría pasar? Los efectos de la exposición a largo plazo, incluyen ojos rojos y abrasión corneal. Es decir, pequeñas cortaduras o raspaduras en la superficie de la córnea. Sobre todo si te frotas el área ocular para tratar de aliviar el ardor.

También producen secreción nasal, falta de respiración, dolor de cabeza y de pecho, irritación de la piel, salivación excesiva, tos con sangre e incluso vómitos. En los casos más graves quemaduras cutáneas y lesión pulmonar.

Riesgos de la exposición reiterada a los gases lacrimógenos

Ante exposiciones reiteradas pueden aparecer manifestaciones sistémicas inflamatorias. Por su parte, la irritación de los ojos genera dolor intenso, pues la composición de los gases estimula los receptores del dolor, situación que podría agravarse según la magnitud del impacto.

Ahora, ¿quiénes son los más susceptibles a sufrir los embates de los gases? Específicamente los niños, las embarazadas, los adultos mayores y las personas con afecciones de salud visual, como el ojo seco o la blefaritis.

No se debe perder de vista que la magnitud del daño depende, en gran medida, de dos factores. Nos referimos al tiempo de exposición a los lacrimógenos y al nivel de concentración de los gases. La protección debe extremarse en individuos sensibles a los efectos agudos.

Medidas de protección aconsejables

Puesto que los gases se pegan de las superficies húmedas, tienes que buscar la manera de proteger estas zonas. ¿Cómo hacerlo? Estas son algunas de las medidas de precaución recomendadas para reducir los efectos negativos:

Cubrir la cara

Lo ideal es cubrirte el rostro con una máscara antigás. Estos equipos contienen filtros de carbón activados que protegen ojos, nariz y boca de los vapores orgánicos presentes en el aire. Si no tienes, usa gafas protectoras o lentes de piscinas sellados para que no entren partículas.

Enjuágate los ojos

Inmediatamente después de tener contacto con el gas, lávate con agua fría para retirar el calor del ácido. Esto sin restregar, recuerda que está adherido a la piel. El agua tibia abre los poros y empeora la picazón. Por eso no se aconseja, sino posterior al primer lavado.

Desecha los lentes de contacto

Si utilizas lentillas y por alguna razón te expones a los gases lacrimógenos, coloca unas gotas de lágrimas artificiales para lubricar los ojos. Luego retira los lentes de contacto y no los vuelvas a usar. El químico adherido al metacrilato con el que están hechos, podría generar daño ocular.

Usa bicarbonato

El bicarbonato de sodio es un potente alcalino. Por lo tanto, sirve para contrarrestar las reacciones ácidas y los síntomas indeseables producidos por el gas. Diluye un poco en agua y utiliza ese líquido para limpiar la superficie donde ha caído el polvo de CS.

Otras formas de cuidarte de los gases

Algo importante a tomar en cuenta cuando se lanzan bombas de gas lacrimógeno es no entrar en pánico. Si corres, estas sustancias se adhieren más al cuerpo. ¿Por qué? Transpiras más de lo normal y la humedad contribuye a que se fije en la piel afectando las membranas mucosas.

Tampoco es bueno colocarse muy cerca del piso dado que el polvo cae allí y se va levantando. Ahora, quizás te preguntes qué hacer una vez que está adherido. En primer lugar, cuando llegues a tu casa, airea la ropa por lo menos durante dos días.

No la laves antes porque las partículas siguen estando en la tela. Tampoco la metas en la lavadora junto con otra ropa, porque si la mezclas contaminas las demás prendas. El lavado tiene que ser completo con agua y jabón para poder eliminar todas esas sustancias.

Lo mismo debes hacer con tu cuerpo. Date una primera ducha con agua fría sin frotarte y luego una segunda, más tibia o caliente como acostumbres. Los alimentos también absorben los gases CS, por lo que de haber estado expuestos, lo mejor es botarlos.

Cosas que no debes hacer

Existen algunos mitos o conceptos erróneos con los cuales hay que tener mucho cuidado. En lugar de conseguir resultados efectivos podrías empeorar la situación. Estas son algunas de las cosas que no debes hacer porque resultan contraproducentes:

  • Cubrir la boca y nariz con un pañuelo húmedo, ya que lo único que logras es activar más el gas lacrimógeno. Por lo tanto, sentirás mayor irritación a nivel de las mucosas.
  • Untar pasta dental debajo de los ojos. Estos productos se componen de una amplia gama de químicos y se desconoce qué tipo de reacción se podría generar.
  • Colocarte una máscara industrial de media cara, pues solamente protege la nariz y boca, y deja al descubierto los ojos.
  • Portar lentes de cualquier tipo para protegerte, como por ejemplo, los normales de sol. Los que verdaderamente evitan que entre el polvo son los sellados, porque cubren bien las partes laterales.
  • Usar máscaras con filtros de partículas únicamente, porque el gas los atraviesa. Los buenos son los OV/VO que filtran también vapores orgánicos. Por esa misma razón, tampoco sirven los tapabocas que empleas para cuidarte del Covid-19.

En todo caso, lo mejor que puedes hacer para que los gases no te afecten es evitar exponerte a ellos. Si por alguna circunstancia estás en lugar impregnado y no tienes con qué protegerte, busca una zona alta donde circule el aire fresco. No inventes remedios porque podría ser peor.

Duración de las molestias en los ojos provocadas por los gases lacrimógenos

Generalmente, la aparición de los síntomas visuales tras la inhalación del gas es casi inmediata. Pero los efectos de estas sustancias químicas pasan rápido. En una hora es posible que estés bien. Sin embargo, hay casos en que la irritación y sensación de quemazón demora más.

De ser así, no te desesperes y aguarda con calma a que se disipen. Si ves muy borroso no te frotes los ojos. El roce constante podría generar problemas severos en la córnea. Además, lo más probable es que tus manos estén contaminadas y si los tocas así la afección empeorará.

Pide a alguien que te ayude a salir de la zona de humo y lávalos con abundante agua por varios minutos. Si después de una hora de haber efectuado el lavado, sigues presentando visión nublada, ceguera temporal, enrojecimiento y dolor, lo recomendable es que acudas al médico.

Lo ideal es que te vea un oftalmólogo a la brevedad posible para hacerte un chequeo. De ese modo, podrá comprobar si tienes espasmo, sequedad ocular o cualquier otro problema que te dificulte ver con claridad. En cualquier caso, te indicar


Artigos Relacionados

Pesquisa

Temas
Comodidad superior durante todo el mes  con Hydrasense Lentes de Contacto

Top 10 artigos

Top 10 Artigos
Ojos Secos e Sensibles con BioNatural Líquido
Opiniones de Clientes en Lentes de Contacto 365
Apesar de alta demanda, todos los pedidos se envían normalmente. Sabe más »