Atención al Cliente
Atención al Cliente

Partes del ojo humano y sus funciones

El ojo humano y las Lentillas...

Los ojos son la parte fundamental del sistema ocular. Ellos se encargan de modificar la energía lumínica, transformándola en impulsos eléctricos que, al traspasarse mecánicamente a la corteza visual situada en el lóbulo occipital, se crea la percepción tridimensional de la forma, la profundidad, el calor y el movimiento.

Este par de órganos visuales se caracterizan por su figura esférica, cuyo diámetro se aproxima a los 2.5 cm. Ambos se dividen en dos partes, la cámara anterior y la cámara posterior, donde cada una cuenta con los líquidos encargados de regular la presión del ojo, como es el caso del vítreo.

Sin embargo, es importante establecer que la cámara anterior del globo ocular está situada entre el iris y la córnea. Además, es más pequeña que la posterior, la cual ocupa las otras partes del órgano visual.

Otra de las cosas que caracterizan al sistema ocular, en comparación a los distintos órganos sensoriales del cuerpo humano, es que el ojo deviene de forma parcial por el sistema nervioso central.

Sistema visual

El ojo funciona debido a que la retina es la encargada de recibir toda la información lumínica, permitiendo crear las imágenes visuales. Dicha información se desarrolla por el diencéfalo, una de las estructuras que crea a los hemisferios cerebrales, el hipotálamo y el tálamo.

Igualmente, en la retina se ubican dos clases de fotorreceptores: los conos y los bastones. Los conos son los encargados de facilitar la visión diurna, además de permitir la percepción de los detalles y colores de los objetos.

Mientras que los bastones facilitan la visión nocturna, otorgando a la persona una visión con imágenes en blanco y negro e incluso a resolución baja.

Los globos oculares, como mencionamos anteriormente, reciben la información a través de la luz, posteriormente la analizan y transportan a los impulsos nerviosos. Al producirse algún tipo de anomalía, es posible que se generen defectos refractivos como miopía, astigmatismo e hipermetropía.

¿Qué es la acomodación?

Consiste en el proceso donde la luz emanada de un objeto que se encuentra distante o cercano, se enfoca por la retina. Aquella parte del glóbulo ocular encargada de focalizarlos a través de la penetración lumínica, consiguiendo que la imagen creada sea nítida.

Este ajuste lo realiza el sistema visual del cuerpo humano. No obstante, es común encontrar un proceso similar en los animales vertebrados. Por ejemplo, los rayos lumínicos que emanan de los objetos distantes o cercanos se enfocan en la retina, denominándose acomodación.

Durante el proceso de la acomodación se forma una contracción muscular ciliar. Allí se encuentra adherido al cristalino, a través del ligamento suspensorio.

Una vez el músculo ciliar haya realizado la contracción, el cristalino toma una forma más esférica. Lo que permite incrementar el poder de refracción que posee, generando un enfoque por la luz de los objetos que están cerca.

El músculo ciliar, luego de realizar la acomodación se relaja, haciendo que el cristalino vuelva a su tamaño inicial. Por lo tanto, se reduce el poder de refracción que posee, produciendo la nitidez de los objetos que se encuentran a una distancia lejana.

Refracción: clave en la visión

Podemos apreciar el mundo a nuestro alrededor gracias a la forma en que los órganos visuales refractan la luz, con el simple traspaso de ella por la córnea. Al ojo mantener una figura esférica, le permite actuar como si fuera un lente convergente.

Esto quiere decir que mientras la luz incida en el ojo, la córnea realizará una refracción.

Posteriormente, la luz viajará por la pupila, cuya función es regular la intensidad de ella, para luego establecerse en la lente y permitir nitidez en los objetos a enfocar, bien sea que estén cerca o lejos.

Es importante establecer que el humor vítreo, el área acuosa del órgano visual, posee un índice de refracción aproximado de 1.336. Por lo tanto, su función es permitir un ajuste en la precisión de la imagen enfocada.

Siempre que la luz se traslade por el ojo, dicho órgano experimentará la refracción, debiéndose al cambio de dirección de los rayos que penetran la córnea.

Los distintos componentes que poseen el cuentan con diferentes índices de refracción. La córnea posee uno de 1.376, mientras que el humor hialoide es de 1.336, y el de la lente es de 1.42.

Estructura de la visión

El órgano visual tiene diferentes características, componentes y funciones. La visión es uno de los sentidos que más destaca dentro del sistema sensoperceptivo, esto se debe a la complejidad que posee.

Es común comparar las funciones del ojo humano con las cámaras fotográficas. El cristalino del órgano se adapta en función de la distancia que presenta el estímulo, sirviendo como una lente que facilita la refracción de luz.

Adicionalmente, a la pupila se le considera como el diafragma, donde ingresa la imagen. Después se proyecta en la retina y de allí se trasladará hasta el cerebro mediante los nervios ópticos.

El órgano visual se clasifica en tres, siendo las partes del ojo la capa externa, la capa media y, por último, la capa interna.

La estructura del ojo es considerada como una de las más complejas, se debe a que cuenta con diversas características internas y externas.

Capa externa del ojo

Está compuesta por la esclerótica y la córnea.

En primer lugar, la esclerótica se caracteriza por ser una estructura opaca y fibrosa. Ella se encarga de proteger el ojo al mantener la forma esférica, según una medida aproximada de 12mm de radio. Además mantiene un abombamiento de 8mm de radio.

La esclerótica también realiza el papel de esqueleto para este órgano visual, lo que todos conocemos como la parte blanca del ojo. Entre tanto, se caracteriza por mantener los músculos extrínsecos responsables de todos los movimientos que el glóbulo ocular realiza.

Después, tenemos a la córnea. Es la parte que sirve como un casco para el ojo en su parte anterior. Figura como un tejido transparente, sin vasos sanguíneos. Esta zona se encuentra inervada como causa del sistema nervioso, siendo el que produce la sensibilidad del órgano visual ante cualquier agente externo que interfiera en ella.

La cornea se encarga de la refracción, trasladando la luz hacia la retina.

El ojo y la capa media

Está compuesta por coroides, cuerpo ciliar, iris y el cristalino.

La coroides se encarga de funcionar como tapiz para la esclera en la parte posterior. En ella están los vasos sanguíneos que sirven para alimentar al órgano visual. La coroides dispone de un pigmento que se encarga de regular la luz y evitar los excesos, previniendo la visión borrosa en las personas.

El iris es la parte colorida del ojo que se encarga de rodear a la pupila, esta estructura evita la entrada directa de la luz al sistema visual. Su función se asemeja a la del diafragma de las cámaras digitales, debido a que regula la penetración lumínica.

Mientras tanto, el cuerpo ciliar enlaza el iris con la coroides. Gracias a él se produce el humor acuoso del ojo.

Por su parte, el cristalino es la lente biconvexa, elástica y transparente, ubicada detrás del iris, su función se asemeja a la del zoom de una cámara digital, esto es posible a través de la acomodación.

Capa interna del ojo

Está conformada por la retina, el humor vítreo y acuoso. Se sitúa en lo más profundo del órgano, se caracteriza por ser la más importante y compleja del ojo. Su función primordial, se debe a que ella recibe las imágenes y luego las envía al cerebro a través de los nervios ópticos.

Esta parte del ojo contiene fotorreceptores. Estos son unas células sensibles a la luz, denominadas conos y bastones. En ellos, la luz se transforma en ciertos impulsos nerviosos que serán trasladados al cerebro.

En el medio de la retina encontramos a la mácula, tiene una forma elíptica y es de color amarillo. En el centro de ella está ubicada una ligera depresión denominada fóvea, la responsable de la visión y de su agudeza, facilitando la apreciación de todos los detalles. A su vez, en el centro se encuentra el humor.

Este es un líquido transparente que oxigena y nutrir el cristalino y la córnea. Asimismo, el humor vítreo, caracterizado por ser un tejido intraocular gelatinoso y transparente, sirve como soporte del órgano visual.

Parte externa e interna del ojo

La parte interna del ojo se divide en tres capas, yendo de la exterior, a la interior, como lo son las capas externas, medias e internas.

Por otro lado, la parte externa se refiere a todo lo que rodea el glóbulo ocular. Al ser un órgano muy delicado y estar expuesto diariamente a los agentes externos, es importante que sea protegido por una estructura eficaz.

Las cejas del rostro son fundamentales para evitar que caiga líquido desde arriba capaz de producir irritaciones visuales, como es el caso del sudor. Los párpados, también llamados pliegues finos, protegen a la córnea de agentes externos y del exceso de luz.

Por último, están las pestañas, al estar compuesta por rígidos y cortos pelos, cuidan a los ojos de las partículas que ingresen a él.

El ojo humano y las Lentillas

Gracias a la visión conjunta de los dos ojos conseguimos identificar todas las dimensiones de un objeto: el ancho, la altura y la profundidad.

Cuando enviamos impulsos con solo con uno de los ojos, la percepción será más limitada, y no conseguiremos detectar la profundidad de ese objeto.

Por eso, cuando nuestros ojos tienen cualquier tipo de problema, dejamos de ver con nitidez y claridad los objetos, pues el cerebro procesa las imágenes tal como las recibe.

En ese caso, la solución podría ser la utilización de lentillas para corregir los problemas visuales y conseguir ver con precisión.

En resumen, ¿qué es lo que debo saber sobre el Ojo Humano y las lentillas?

  • Como cualquier otro órgano, el ojo es diferente en cada caso, en su forma y tamaño. Por ello, solo un profesional de la salud ocular podrá evaluar correctamente, a través de exámenes específicos, cuál es su problema visual, cuáles son las lentes más adecuadas para corregirlo y cuál es el tamaño de las mismas.
  • Las lentillas son dispositivos médicos que sirven para corregir necesidades visuales e, incluso cuando son usadas para fines puramente estéticos, necesitan ser prescritas por un oftalmólogo.
  • Si no consulta un médico y opta por unas lentillas aleatoriamente, estas pueden no ser adecuadas para usted y pueden producirle problemas de salud ocular, más o menos graves.
  • Con el paso del tiempo, puede sufrir alteraciones tanto en los ojos como en su salud ocular y, por eso, si utiliza lentillas, es recomendable que se haga una revisión, por lo menos, cada seis meses. Así el médico puede evaluar si necesita ajustar algún dato en su prescripción.

Habría mucho que decir sobre el Ojo Humano y las lentillas, pero lo más importante es recordar que siempre debe estar acompañado por un médico, solo él prodrá darle todas las indicaciones necesarias para mantener una correcta salud ocular.


Artigos Relacionados

Pesquisa

Temas

La lentilla Acuvue Vita más cómoda del mercado durente todo el mes de uso
Acuvue vita

Top 10 artigos

Top 10 Artigos

Ojos Secos e Sensibles con Bio Natural
Hy-care

Apesar de alta demanda, todos los pedidos se envían normalmente. Sabe más »