• Nº1 en Opinión de los Clientes
  • Entrega en 24h a 48H
  • -20% Gafas de Lectura
  • Ahorre -50% que en las ópticas de calle
Atención al Cliente
Atención al Cliente

Uso de lágrimas artificiales en la película lagrimal

La salud visual es un asunto que no debe descuidarse, ya que los ojos son susceptibles ante diversos factores que traen desequilibrio en su funcionamiento. Entre los problemas más frecuentes está la falta de lubricación, producto de anomalías en la película lagrimal.

El demandante e hiperconectado día a día, que nos hace permanecer horas frente a pantallas de dispositivos; la contaminación ambiental, espacios con mala ventilación y ciertas patologías, provocan resequedad y que el ojo pierda una de sus protecciones naturales.

Uso de lágrimas artificiales en la película lagrimal

En las próximas líneas hablaremos de la película lagrimal, sus funciones y sobre el uso de las lágrimas artificiales como recurso para mitigar la resequedad ocular.

Qué es la película lagrimal

El ojo cuenta con una delgada capa que sirve de protección a la conjuntiva y a la córnea; se trata de la película lagrimal. Transparente y líquida, casi imperceptible, pero cumple una importante labor en el resguardo de la vista.

Entre las funciones de la película lagrimal está mantener la lubricación ocular, impedir que agentes extraños o bacterias dañen la córnea y la conjuntiva, así como garantizar la optimización óptica del epitelio corneal.

La película lagrimal está compuesta por una capa grasa (lipídica) y un gel de consistencia acuomucinosa. Cuando presenta algún problema en su funcionamiento, la película lagrimal pierde calidad o deja de producir la cantidad necesaria para hidratar la superficie ocular.

La enfermedad del ojo seco es una de las consecuencias de una película lagrimal que no se encuentra en estado óptimo. Esto se traduce en molestias como: sensación de arenilla, irritación, enrojecimiento y fotofobia. Significa que es momento de visitar al oftalmólogo.

Cómo está compuesta la película lagrimal

La película lagrimal es acuosa y está conformada por una capa lipídica que proviene de las glándulas de Zeis, Moll y Meibomio. Cuando parpadeamos, el producto que secretan se extiende sobre la capa de gel acuomucinoso.

Los elementos presentes en la película lagrimal ayudan a minimizar la evaporación del agua que contiene, a elevar la tensión superficial, preservar su firmeza vertical y contribuyen a que los párpados se mantengan lubricados.

Este importante elemento del sistema ocular se divide en dos secciones: una cara externa, constituida por colesterol y otros lípidos hidrofóbicos; y la cara interna, donde se hacen presentes fosfolípidos y diversos lípidos hidrofílicos.

En cuanto a la capa mucínica, cuenta con mucinas de membrana y mucinas solubles; ambas contribuyen a que no se produzca fricción en el ojo, así como a la prevención de infecciones.

Desde el punto de vista bioquímico, la película lagrimal es agua en 98,2%, mientras que los solutos (sodio, potasio, magnesio, calcio, glucosa, colesterol, entre otros) que representan el 1,8% restante, ayudan a preservar la salud ocular.

Y las lágrimas artificiales, ¿cómo nos ayudan?

De entrada es necesario aclarar que las lágrimas artificiales no guardan similitud con la composición bioquímica de las lágrimas naturales, las cuales tienen la virtud de ajustar su composición química según se requiera.

El nombre de “lágrima artificial” engloba a varios productos que contribuyen a la lubricación ocular y que cuentan entre sus componentes vitaminas, electrolitos y agentes viscosos.

Gracias a sus características, lubrican los ojos, producen alivio y protegen el epitelio. Estos lubricantes ayudan de forma mínima a la restauración de la película lagrimal.

Las lágrimas naturales cumplen funciones antimicrobianas, de nutrición, mecánicas y ópticas, en el complejo sistema que hace posible la visión, funciones no son fáciles de emular. Sin embargo, las lágrimas artificiales son el recurso más buscado ante patologías como el ojo seco.

Estas son las características que deben poseer las lágrimas artificiales

Si consideramos que las lágrimas artificiales gozan de bastante popularidad, es importante saber elegir entre las múltiples opciones presentes en el mercado.

Entre las garantías que debe ofrecer el producto está proveer la necesaria lubricación al ojo, tener la capacidad de suplir las deficiencias derivadas de la baja calidad o insuficiente producción de lágrimas y contar electrolitos como bicarbonato y potasio.

También son recomendados aquellos de pH neutro, los que contribuyen a disminuir la sal, entre otros agentes facilitadores de la resequedad ocular que poseen propiedades desinflamatorias y no interfieren en la producción de las sustancias naturales del ojo.

Lágrimas artificiales: ¿Con conservantes o sin conservantes?

A las lágrimas artificiales, como tantos productos farmacéuticos y de otros rubros cuando vienen envasados para la aplicación de varias dosis, se les incorporan conservantes, a fin de garantizar su esterilidad y estabilidad.

Fórmulas de una dosis, otra opción

En caso de que el problema ocular que se presenta implique mayor dosis de lágrimas artificiales, lo ideal es que la fórmula no contenga conservantes, ya que la ausencia de estos resulta tan benéfica como los ingredientes activos del fármaco.

Aquí se inscriben los colirios de una sola dosis, los cuales carecen de conservantes. En su lugar tienen un envasado que garantiza que el producto estará en condiciones óptimas hasta el momento en el que se le destapa, por lo que el líquido restante debe desecharse.

El uso de lentes de contacto, la presencia de otra patología en la superficie del ojo y la obstrucción del conducto lagrimal, son factores que inciden en la escogencia de un tipo u otro de lágrima artificial. En todo caso, la última palabra la tiene el oftalmólogo.

Esta es la forma correcta de usar las lágrimas artificiales

Antes de usar lágrimas artificiales, consulta a tu médico y lee con atención las instrucciones del empaque. Quienes utilizan lentes de contacto o tienen algún padecimiento ocular que esté bajo tratamiento, deben seguir de forma rigurosa las instrucciones del oftalmólogo.

Por otra parte, es necesario verificar el estado de conservación del producto. Abstente de utilizar líquidos que presenten turbidez, con alteraciones de color o que no sean homogéneos.

Presta atención a la dosificación indicada por el especialista y la frecuencia en la que debes colocarlas. No restrinjas ni excedas de la cantidad prescrita.

No olvides que salud e higiene van de la mano

Es importante guardar las medidas de higiene. Lavar bien las manos antes de aplicar el producto; evitar la contaminación del mismo, cuidando no tocar el gotero y que no tenga contacto directo con los ojos. También cerrar cuidadosamente tras la aplicación.

En el caso de usar otros medicamentos para los ojos, verifica con el oftalmólogo cuál debes usar primero y cuánto tiempo debe transcurrir entre una aplicación y otra.

Película lagrimal y lentes de contacto

El uso de lentes de contacto puede acarrear algún tipo de molestia e irritación, sobre todo cuando ocasionan resequedad ocular. Mantener las lentillas limpias y humectadas previene estas incomodidades. Para esto, es determinante el uso de los productos indicados.

Cuidar la película lagrimal es lo que más importa

La salud ocular no tiene precio. La vista es uno de nuestros sentidos más importantes y sensibles. En tal sentido, se debe verificar el buen estado de la película lagrimal, a fin de garantizar la protección de la córnea y, en general, de todo el globo ocular.

Sea cual sea el tipo de lente de contacto que estés utilizando, debes seguir las instrucciones para que el ojo reciba la correcta lubricación, evitando así irritaciones que lleguen a desencadenar en procesos inflamatorios o infecciosos.

Como ya lo hemos señalado, es preciso cuidar el buen estado de las lentillas y evitar la presencia de partículas, depósitos de grasa o proteínas en su superficie, así como cuidar las medidas de higiene y conservación.

Todos estos aspectos inciden en la lubricación de la superficie del ojo y en la capacidad visual del paciente, de allí su importancia.

Contar con una película lagrimal en óptimo funcionamiento es motivo de bienestar y tranquilidad. Ponerse en manos de médicos especializados en salud visual brindará las soluciones precisas a cualquier problema que se presente.


Artigos Relacionados

Pesquisa

Temas
Comodidad superior durante todo el mes  con Hydrasense Lentes de Contacto

Top 10 artigos

Top 10 Artigos
Ojos Secos e Sensibles con BioNatural Líquido
Opiniones de Clientes en Lentes de Contacto 365
Apesar de alta demanda, todos los pedidos se envían normalmente. Sabe más »